Vidrios

 

 Proveemos distintos tipos de vidrio para adaptar sus aberturas a distintos ambientes, casas, oficinas o  locales. Elegir el tipo de vidrio es muy importante ya que este puede hacer la diferencia en cuanto a resistencia, tipo de aislamiento y seguridad.

vidrio simple o float

Vidrio Monolítico o Float

Es un cristal plano transparente, de una lámina sin distorsiones y superficie brillante, pulido a fuego. 

Los espesores más utilizados son 3, 4, 5 y 6 milímetros.

vidrio laminado

Vidrio Laminado

Compuesto por dos cristales monolíticos, unidos por una capa d Polivinil Butiral (PVB).

Ante un impacto, se fractura pero los trozos quedan adheridos a la lámina de PVB, manteniendo la visibilidad y la integridad del paño.

  • Elimina el riesgo de cortes por rotura.

  • Resistente ante vandalismo.

  • Aislación acústica.

  • Filtra rayos ultravioletas, protegiendo colores e muebles, alfombras, tapizados, cortinas, etc.

DVH doble vidrio hermetico

Doble vidrio hermético (DVH)

Compuesto por dos cristales, monolítico o laminado, separados por una cámara de aire.

Es la solución más adecuada para disminuir la transmisión de frió y calor a través de las ventanas, reduciendo el consumo e refrigeración y calefacción. Además disminuyen la transmisión sonora.

Aberturas Pampeanas S.A. utiliza el sistema Truseal para la fabricación  de sus DVH.

vidrio profilit

Profilit

El Sistema de perfiles Autoportantes de vidrio se fabrica con vidrio incoloro recocido. Su faz externa presenta una textura similar a la del vidrio impreso mientras que su faz interna es lisa.

Cuenta con una gran resistencia mecánica debido a sus alas y sus bordes redondeados.

vidrio templado

Vidrio Templado

Es un tipo de vidrio de seguridad, que cuenta con tratamientos térmicos o químicos para aumentar su resistencia.  Al romperse, este forma pequeños trozos granulares en lugar de formar grandes trozos dentados, previniendo lesiones. Es muy utilizado en frentes comerciales.

vidrio armado     
Vidrio Armado
Se obtiene por el proceso de colado e incrustado de una malla metálica en su interior, formando una retícula. De manera que si se rompe, los pedazos quedan unidos al alambre evitando su caída y posibles lesiones.